Abusó de su nieto en Santa Rosa: 12 años de prisión

El juez de audiencia Daniel Sáez Zamora condenó hoy a un hombre a 12 años de prisión por haber abusado sexualmente de su nieto.

Fue encontrado autor material y penalmente responsable del delito de abuso sexual de un menor de trece años, gravemente ultrajante por las circunstancias de duración y realización, agravado por ser el imputado ascendiente de la víctima, como delito continuado en concurso real con el delito de suministro de material pornográfico a menores de 14 años.

A su vez lo absolvió de la acusación de corrupción de un menor agravado y ordenó su prisión preventiva, que será sustituida por arresto domiciliario “con supervisión diaria y espontánea de la autoridad policial correspondiente al domicilio que fije, bajo apercibimiento que en caso de incumplimiento de hacer efectiva la medida coercitiva de encierro”. Ello se mantendrá hasta que el fallo quede firme.

El magistrado, con las pruebas reunidas durante el juicio oral, dio por probado que el acusado –de 61 años– “agredió sexualmente en múltiples oportunidades” a su nieto de distintas maneras y que para ello “utilizó cachetadas e intimidación”. Todos los hechos ocurrieron en la casa del hijo del acusado y padre de la víctima, desde el 2011 o 2012 hasta principio de 2016, cuando el niño tenía nueve años.

Indicó que “la totalidad de ellos los hizo aprovechando los momentos en que se quedaba solo con su nieto, cuando su padre se iba a trabajar. Además, le exhibió videos pornográficos por medio de una computadora que se encontraba en la casa de la abuela del niño”.

El fiscal Andrés Torino, había pedido una sanción de 16 años de prisión y la prisión preventiva hasta que la sentencia quede firme, sustituida por una prisión domiciliaria controlada por pulsera electrónica.

En su alegato calificó los hechos como constitutivos de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante por las circunstancias de duración y realización, agravado por ser el imputado ascendiente de la víctima como delito continuado; todo ello en concurso real con el delito de suministro de material pornográfico a menores de 14 años. Además planteó que esas conductas concursaban en forma ideal con el delito de promoción de la corrupción de un menor, agravado por ser éste menor de 13 años y por haber mediado violencia física y abuso de autoridad.

El defensor oficial, Pablo De Biasi, en cambio, sostuvo que el acusado debía ser absuelto por el beneficio de la duda ya que la prueba producida impidió tener una certeza absoluta. Dijo que no se demostraron los abusos, la corrupción de menores y la exhibición de material pornográfico.

Subsidiariamente solicitó que se le imponga la pena mínima, y respecto a la prisión preventiva, subrayó que su defendido siempre cumplió con las citaciones y que podía fijar su domicilio y quedar sometido a la presentación diaria hasta la culminación del proceso.

Al momento de declarar, el abuelo “negó los hechos, en un intento de mejorar su condición procesal, sin dar mayores explicaciones sobre la acusación. Entiendo que esa defensa material y los principios que rigen en favor del acusado, han quedado desvirtuados por la cantidad y la calidad probatoria aportada por la fiscalía”, manifestó Sáez Zamora en el fallo.

A la hora de fijarle la pena, el juez consideró como elementos favorable la falta de antecedentes penales del imputado y que “posee un trabajo que le permite ganarse el sustento”. También valoró como atenuantes su edad, su estado de salud y el buen concepto que cuatro personas brindaron de él.

Como cuestiones negativas remarcó la extensión del daño que le causó al pequeño y al grupo familiar. En ese aspecto consideró “especialmente” lo afirmado por dos psicólogas y calificó de “ilustrativo” –ejemplificándolo en algunas frases– el relato de la víctima en Cámara Gesell. “Las conductas del acusado impactaron negativamente en el niño en forma de vergüenza, culpabilidad y condicionamiento de su conducta”, afirmó.

Finalmente, con relación a la medida sustitutiva, Sáez Zamora indicó que “atento a lo solicitado por la fiscalía en cuanto a la prisión preventiva y lo manifestado por la defensa, considero que corresponde dictar la prisión preventiva del acusado sustituyendo la misma por la de arresto domiciliario (…) Dicha medida tiene por fundamento que la pena impuesta es temporalmente grave, que el condenado (…) tiene capacidad para desplazarse en el ámbito del todo el país y que posiblemente intentará evadir el cumplimiento de la grave pena impuesta”.

“No obstante lo antedicho, y teniendo en cuenta que ha colaborado a lo largo de todo el proceso y se ha presentado a las citaciones, entiendo que la prisión preventiva puede ser sustituida por una de arresto domiciliario, con supervisión diaria y espontánea de la autoridad policial correspondiente al domicilio que fije, bajo apercibimiento de revocación en caso de incumplimiento”, concluyó.

EL DIRECTOR DE ASUNTOS MUNICIPALES MARTÍN ROJAS EN EMBAJADOR MARTINI

El Intendente municipal Ariel D. Bogino, recibió al Director de Asuntos Municipales, Martín Rojas, junto a la responsable del Departamento de Arquitectura, Marta Pérez.

 Juntos realizaron una recorrida por las distintas obras que se llevan a cabo en la localidad, de forma conjunta con el Gobierno Provincial. El itinerario consistió en visitar los trabajos que se realizan en la obra de pavimento de la calle Ferrocarriles Argentinos, y la obra de construcción de cinco viviendas del Plan Provincial “Mi Casa”.

Toay: golpearon y dejaron con graves heridas a dos policías

Dos policías -un hombre y una mujer- sufrieron en la tarde de este miércoles una golpiza por unas 10 personas en Toay. Sufrieron heridas consideradas graves: el policía tiene un profundo corte en su mano izquierda -que podría incluso tratarse del corte de un tendón- y la uniformada sufrió la fisura de su brazo izquierdo, dijeron fuentes oficiales a Diario Textual.

El ataque ocurrió alrededor de las 18 horas en la calle San Luis. Los atacantes, unos diez, son familiares de José Luis “Monedita” Llorens Godoy, el joven que en julio había sido detenido por un robo y, mientras estaba en la comisaría de Toay, fue atacado por otro preso y murió.

Hoy los dos policías atacados se encontraban patrullando la localidad, en una camioneta. “En un momento el grupo familiar les hicieron señas para que se detenga. Ellos se detuvieron para ver qué necesitaban”, dijeron los voceros.

En ese momento una persona golpeó y rompió con un palo una luz de la camioneta. Los dos uniformados se bajaron para detenerlo. Segundos después fueron atacados: entre varios le pegaron trompadas y patadas al policía. Incluso lo cortaron en una mano -no se sabe con qué elemento- y le sacaron la pistola 9 mm.

La mujer policía, en medio de la refriega, logró recuperar la pistola de su compañero. Cuando lo hizo, también fue golpeada: le pegaron reiteradamente con un palo. “Tiene una lesión en un brazo”, dijeron los voceros.

Unos minutos después llegaron más policías. Lograron detener a cinco de los agresores, que habían ingresado a una casa. Hubo más forcejeos e incluso disparos con armas al aire.

Entre los detenidos, se encuentra la madre de “Monedita” Llorens, de 55 años. Los otros son cuatro varones, tres de ellos de 21 años y el restante de 17.

La Justicia determinó que permanezcan detenidos los tres varones mayores de edad y la libertad para la mujer y el adolescente.

Los dos uniformados, por su parte, a las 20 horas se encontraban aún en centros de salud. El policía no tendría movilidad de los dedos de la mano izquierda: se debería a que sufrió el corte de tendones.

Investigan estafa a la Coop. Agropecuaria de Emb. Martini por 750 mil pesos de una empleada infiel

La empleada investigada por una estafa  por $ 751.450 a la Cooperativa Agropecuaria de Embajador Martini habría realizado en total unas 206 maniobras de tres maneras diferentes.

De acuerdo a la información breindada por el representante del Ministerio Publico Fiscal Armando Agüero “la mujer realizó 206 maniobras ilícitas en los últimos 25 meses”.

La causa está caratulada  “Estafa como administrador infiel” y tiene una pena que va de 1 a 6 años de prisión.

Según las precisiones que se brindaron al portal Infopico, se investiga a una empleada que realizó 206 maniobras diferentes, a los largo de 25 meses, para apoderarse con un botín total de 751.450 pesos, entre efectivo y cheques.

Las maniobras empleadas fueron principalmente tres, propiciadas por el acceso que tenía a los fondos la investigada, quien era encargada de cuentas:

La primera consistía en transferir dinero en efectivo de la cuenta bancaria de la cooperativa hacia su cuenta personal, borrando luego los movimientos del sistema informático. Lo hizo 14 veces y se apoderó de 67.900 pesos.

La segunda era directamente ir a la caja fuerte, retirar dinero en efectivo o cheques y borrar de la contabilidad esos movimientos o disfrazarlos inventando gastos. Se detectaron 90 maniobras por un total de 238.558 pesos.

La tercera y última fue la generación de crédito personales a su favor, los cuales se depositaron en dos cuentas. En una hizo 71 depósitos por un total de 295.000 pesos, mientras que en la otra depositó 31 veces, por 149.714 pesos.

Agüero dijo que la denuncia se realizó hace meses atrás “por el titular de la cooperativa, el señor Hecker, quién visualizó faltante de dinero.

“La investigación recae sobre una empleada de la cooperativa que habría realizado en total unas 206 maniobras de cuatro maneras diferentes: Transferencia de fondos a su cuenta; la generación de créditos a su favor; la sustracción de dinero o cheques de la caja y la generación de deuda a la cooperativa para compensar el faltante de dinero”, contó el fiscal general, Armando Agüero.

Para cerrar dijo que la estafa tendría un período de 24 a 25 meses en forma reiterada “es un delito continuado que agrava la situación”. La mujer imputada se presentó en la justicia, pero no declaró.

La justicia llegó a esta determinación  a través de una investigación que contó con información suministrada por la cooperativa, información bancaria y una pericia contable que se ordenó en los últimos meses.

Fuente Infopico