Estacioneros quieren suspender pagos de combustibles con tarjetas de crédito

Estacioneros quieren suspender pagos de combustibles con tarjetas de crédito

Las estaciones de servicio pampeanas decidirán esta tarde si suspenden o no los cobros con tarjeta de crédito en las ventas de combustibles. Se quejan por las altas comisiones que imponen las empresas que administran los plásticos y porque el depósito (de la venta) se hace a los 28 días.

El tema será tratado este miércoles en la reunión de la Cámara de Expendedores de Combustibles de La Pampa (Cecla), confirmó a Diario Textual el vicepresidente de la entidad, Miguel Ripa.

“La venta de combustibles con tarjeta tienen para el estacionero un costo financiero altísimo. La comisión que nos cobran es del 1,5% y el pago se acredita recién a los 28 días”, explicó.

Según Ripa, el 30% de las ventas de combustibles actualmente se abonan con tarjeta de crédito.

“Este tema ya lo habíamos planteado a fines año pasado al secretario de Comercio de la Nación, Miguel Braun, pero no tuvimos solución”, recordó.

El empresario reveló que hay una sola firma que maneja el negocio de las tarjeteras que es Prisma. “Ellos no piensan resignar ganancias y le cargan los costos financieros al estacionero”, se quejó Ripa.

Salinera de La Adela echó a sus últimos 14 empleados: entre ellos, al intendente

La Compañía Salinera Progreso SA (CIPSA) está bajando las persianas en La Adela: despidió a sus últimos 14 empleados salineros, entre ellos el actual intendente de la localidad, Juan Barrionuevo, quien tenía licencia por su cargo público.

El personal denunció públicamente que la patronal no cumple con la norma legal para los despidos legalmente, pretendiendo abonar el 50% de las indemnizaciones y en cuotas con cheques, informó Noti Río.

Esta empresa fue fundada en 1938. Ahora, a raíz de las inclemencias del tiempo en los últimos cuatro años, la empresa no ha podido mantener el ritmo de la producción.

CIPSA tiene a su cargo el salitral “Don Tomas y Don Juan”, sobre la ruta nacional 154, mientras que la planta de procesamiento y embozado de la sal está sobre la ruta nacional 22 y las oficinas administrativas se encuentran en Buenos Aires.

Por estas horas el conflicto que puso “en pie de guerra” a los últimos empleados de la firma, fue que a comienzo de semana, los empleados fueron llamados individualmente para llegar a un acuerdo previo.

“Con mi edad seguro que no podré conseguir otro trabajo. Trabajé 38 años para la empresa, toda una vida y ahora que me quedo sin nada, me quieren pagar la mitad y en doce cheques. Una locura”, comentó un empleado a Noti Río.

Según trascendió, también serán desvinculados de la firma al actual intendente Juan Barrionuevo y su hermano, quienes son empleados de CIPSA y se encuentran con licencias sin goce de sueldo hace 10 años, cuando se convirtieron en funcionarios público.