PUBLICIDAD

Gerardo Morales ganó en Jujuy y el Gobierno festeja por primera vez en el año


El gobernador supera por más de 10 puntos al peronista Ferreyra. Es la primera victoria de Cambiemos en este 2019.

Fue una victoria cantada y la primera bocanada de aire fresco para el presidente Mauricio Macri. El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, festejó su reelección con el 43 % de los votos, cuando apenas estaban escrutadas 12 % de las mesas.

En un conteo demorado y lento, Morales obtenía sólo unos 10 puntos frente a su principal contrincante, el peronista Julio Ferreyra y una adhesión 15 puntos por debajo de su performance de 2015, cuando logró demoler la supremacía peronista que rigió los destinos provinciales durante más de tres décadas.

El respaldo electoral a la continuidad del proyecto reformista del mandatario radical, apoyado en una coalición de 38 partidos, en decisiva alianza con un sector del peronismo encarnado por su vicegobernador, Carlos Haquimse (FR), se leyó en esa provincia en clave netamente local. Aunque al hablar desde su bunker, Morales agradeció especialmente al presidente Mauricio Macri “por ser un jujeño más”.

“Hay que agradecerle al presidente Mauricio Macri porque ha sido otro jujeño más. Sin su apoyo nada de esto podría haber sido posible. Desde el parque solar en Caucharí, el nuevo aeropuerto, la ruta 34 y la instalación de la fábrica de litio en Perico, no ha habido proyecto jujeño que no haya apoyado”, lo encomió.

La estela de este primer ansiado triunfo oxigena la magra performance de Cambiemos, derrotado en las contiendas electorales en 9 provincias: Neuquén, La Pampa, Río Negro, Córdoba, Misiones, San Juan y hoy también en Tucumán, Entre Ríos y Chubut.

La Casa Rosada, que atribuye las derrotas de Cambiemos al empoderamiento de los oficialismos locales, festejó la victoria de Morales como un triunfo conjunto. Un apoyo decisivo a la gestión del gobernador y una victoria de Cambiemos.

La ampliación de la base de sustentación electoral del gobernador, empujado por más de una decena de listas colectoras, sirvió para amortiguar el contexto económico y el rechazo que la mayoría de los jujueños demuestra a las políticas del presidente Macri. Eso quedó reflejado en la brecha de tan solo 10 puntos con la que aventajaba a su principal contrincante: el ex empleado del Registro Civil provincial, Julio Ferreyra, que compitió con el Frente Justicialista.

Dentro de una oferta electoral atomizada, el peronismo escindido en cinco fórmulas, cosechaba menos del 50 % de los votos. La cifra estuvo por encima de las previsiones que arrojaban las encuestas oficialistas.

Pasadas las 11y sin que Ferreyra hubiera reconocido su derrota, Morales agradeció el apoyo a su administración y subrayó que durante su mandato se hubiera terminado con la violencia, los cortes de ruta y la corrupción. Fue una clara alusión a la líder de Tupac Amaru, Milagro Sala.

En su bunker del hotel capitalino Palace, la única representante del gobierno nacional que lo acompañó fue Marina Klemensiewcz, secretaria de Infraestructura Urbana del Ministerio del Interior, que viajó en representación del ministro Rogelio Frigerio.

Jujuy ostenta el 1,59 % de peso en el padrón electoral nacional, un porcentaje por demás exiguo ante las especulaciones de un eventual traspaso de votos al oficialismo en las presidenciales de octubre.

La victoria de Morales refuerza su gravitación dentro de la UCR y él ya anunció que la usará el martes en la Casa Rosada para bregar por la ampliación de Cambiemos. El reelecto gobernador quiere hacerse oír en el círculo rojo para incorporar a Roberto Lavagna a la coalición, a dirigentes del peronismo no kirchnerista e incidir en la elección de un radical como vice para cerrar la fórmula de Mauricio Macri. El jujeño, que secundó al economista como candidato a presidente en 2007, sueña con una gran PASO en Cambiemos.

“Nos está faltando más peronismo”, había dicho el radical por la mañana al afirmar que “es imposible gobernar sin un amplio consenso hoy”. Aquel había sido un mensaje claro al núcleo duro del macrismo que reforzó con una descripción personal, antes de iniciarse los comicios: “Soy genéticamente frentista, hemos conformado un frente muy amplio, que incluye al radicalismo, al peronismo, al Pro; pienso que debemos tener un espacio más amplio”, dijo Morales.

Aunque no hizo referencia a la docena de listas colectoras, estas le dieron un gran empellón en los resultados finales.

Jujuy fue otra de la mayoría de provincias que desdobló sus comicios de los nacionales para evitar el efecto rémora de la crisis económica y despegarse de los desaciertos de la administración central para contener la inflación y reactivar el consumo.

Salvo por las críticas de los adversarios a Morales por su sintonía con el Presidente, la campaña expulsó cualquier referencia al plano nacional.  El mandatario la centró en la consolidación de la paz social tras la erradicación de la violencia de las huestes de la líder de Tupac Amaru, Milagro Sala y exhortó a profundizar la reconversión de la matriz productiva en una provincia beneficiada—siempre lo repitió—por el gobierno nacional: las inversiones en la planta más grande en energía solar de América del Sur, Cauchari, y el desembarco de una fábrica de baterías de litio en Perico, son algunos de esos ejemplos. Así, ante sus electores, Morales le reconoció al Presidente el respaldo al desarrollo jujeño.

El fenómeno Ferreyra

Ni el aparato del Frente Justicialista ni cierto fervor popular le alcanzaron a Ferreyra (75) para superar la marca anotada por el peronista Eduardo Fellner en 2015 (35,8 %). Y a pesar de haber sido bendecido por el armador de la coalición de CFK, José Luis Gioja, presidente del PJ nacional, el candidato tomó distancia de la fórmula Fernández-Fernández.

Con un discurso de tinte moral, Ferreyra había exhortado a terminar con la fábrica de pobres, la corrupción y le había cuestionado a Morales por haber ampliado el Tribunal Superior de Justicia de 5 a 9 miembros, tres de ellos radicales, para lograr una mayoría a su medida.

El peronismo atomizado terminó de desmoronarse como una torre de naipes, a juzgar por los resultados electorales: el cuñado del mandatario, el senador Guillermo Snopek, fuertemente enemistado con el gobernador, obtenía el 12 % de los sufragios.

Fuente: Infobae


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



PUBLICIDAD