Se va Verna y deja a La Pampa como una de las provincias más desendeudadas

Ya sea través de bonos, préstamos del Gobierno o créditos con organismos financieros, las provincias y la Ciudad de Buenos Aires emiten deuda en dólares y en pesos. Esa manera de obtener fondos para cubrir sus necesidades está en el centro de la polémica en el último tiempo. Hay algunas provincias que están con la soga al cuello, como Chubut y Buenos Aires. Otras están prácticamente desendeudadas, como San Luis y La Pampa.

Los gobernadores tienen comportamientos muy distintos al momento de pedir prestado, según un relevamiento del diario La Nación en base a datos públicos y cálculos de especialistas privados. Por ejemplo, María Eugenia Vidal (Buenos Aires) tiene la deuda más grande en términos nominales, pero también una gran capacidad recaudatoria. En cambio, el peor de la clase es Mariano Arcioni (Chubut), cuyo stock de pasivos alcanzarán los $65.137 millones a fin de año.

Aberturas Pampeanas

Hay otras rarezas en la lista. Pese a que los candidatos del Frente de Todos Alberto Fernández y Axel Kicillof cuestionan el excesivo endeudamiento promovido por Cambiemos en distintos frentes, los gobernadores peronistas -una de sus bases de sustentación política y electoral- también muestran una gran predisposición a pedir prestado.

Días atrás, Kicillof cuestionó los números con los que la gobernadora bonaerense terminará su primer mandato, insistió en que su deuda es de US$12.000 millones y que el 80% está en dólares. Por su parte, Vidal le respondió que la de Daniel Scioli era de US$11.000 millones cuando se fue. Además, sostuvo que la deuda de la provincia fue invertida en obras públicas.

En el medio de esta disputa, el Centro de Economía Política Argentina ( Cepa) hizo un estudio que compara recaudación (considera recursos propios provinciales más coparticipación) con deuda tomada, algo que puede abarcar lo que sucedió en más de un período a cargo de un distrito. Si bien aún faltan casi tres meses para el cierre del ejercicio 2019, desde Cepa utilizaron datos oficiales del Ministerio de Hacienda y proyectaron los números finales.

Buenos Aires es la provincia más endeudada, dado que la estimación a finales de 2019 ascendería a $708.028 millones. Sin embargo, si se tiene en cuenta su capacidad recaudatoria (para fin de año se elevaría a $685.384 millones), la administración de Vidal no es la que presenta los peores números. De hecho, es la cuarta en esa lista.

Casi todos los especialistas coinciden en que la forma adecuada de analizar las deudas es en comparación con lo que recauda cada provincia. De esta forma, el rojo de Buenos Aires es 1,03 veces su recaudación de este año. Esto significa que pidió prestado el equivalente a un año de ingresos.

Primera en esa lista está Chubut, la provincia gobernada por el peronista Arcioni, cercano a Sergio Massa, que tiene problemas en sus cuentas fiscales y un gasto muy por encima de sus ingresos. Según datos de Cepa, su nivel de endeudamiento representa 1,79 veces el total anual recaudado. Esto significa que para pagar su deuda necesitará casi dos años de recolección de tributos. De acuerdo con el estudio, el stock de deuda de la provincia alcanzará para fin de año los $65.137 millones, en tanto sus ingresos sólo serían de $36.314 millones.

Si bien la situación de Chubut parece dramática, fuentes del Gobierno nacional dijeron a Ls Nación que ninguna provincia está en situación cercana a un incumplimiento de sus obligaciones.

Siguiendo la relación entre stock de deuda e ingresos anuales, segunda en el podio está Neuquén. La provincia gobernada por Omar Gutiérrez (Movimiento Popular Neuquino) tomó prestados 1,27 veces su recaudación anual, que para fines de 2019 sería de $57.012 millones, mientras que los pasivos llegarían a $72.644 millones.

Tercera está Jujuy, gobernada por el radical Gerardo Morales, cuya deuda es 1,09 veces el total de recursos percibidos, y debe $50.140 millones, mientras que sus ingresos serán de $45.823 millones. Con una comparativa de 0,94 veces, comparten el quinto lugar Mendoza (liderada por el radical Alfredo Cornejo), Córdoba (conducida por el peronista Juan Schiaretti) y La Rioja (cuyo gobernador es el peronista Sergio Casas).

Si se continúa analizando cada provincia, el nivel de endeudamiento sobre los recursos percibidos es dispar. Los valores más bajos los tiene San Luis (Alberto Rodríguez Saá- PJ) y La Pampa (Carlos Verna- PJ). La deuda puntana representa solo 0,03 veces del total recaudado, mientras que la de La Pampa, 0,08. Además, ambas con son las que menos dinero pidieron. El stock de deuda de San Luis ascendería a $1.372 millones a fin de año y el del distrito de Verna, a $2.680 millones.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *