PUBLICIDAD

El antecedente al Caso Bertone: cuando Tierno fue denunciado por su peón


Hoy se conoció a través de Diario Textual que un peón denunció que el empresario y funcionario nacional Luis Bertone, luego de despedirlo del trabajo, le puso candado al  campo ubicado en cercanías de Quehué y no le dio llave. Así no podía salir del campo.

Hay un antecedente de una denuncia similar: hace 15 años, el peón Juan Cavero denunció que Juan Carlos Tierno, entonces funcionario de la provincia, lo había dejado encerrado en el campo. Esa acusación la reveló el mensuario Lumbre.

Este martes se supo que Carlos Ojeda, un peón rural, denunció en la Policía a Luis Bertone, dueño del coto de caza La Colorada y funcionario nacional: dijo que el empresario, luego de despedirlo del trabajo, le puso candado al predio ubicado en cercanías de Quehué y no le dio llave. Así no podía salir del campo. El funcionario, en tanto, negó las acusaciones.

Bertone -dueño de La Colorada y accionista del Hotel Calfucurá- es el director regional para la Patagonia de Trabajo de la Nación. Es, precisamente, el que debe velar por los derechos de los trabajadores. Es un funcionario que ha levantado el perfil mediático, a veces con explosivas declaraciones.

El empresario también ha tenido episodios de violencia en los últimos años: en junio de 2013, en momentos en que discutía la propiedad de un campo con unos paisanos del oeste a los que se pretendía desalojar, fue baleado en una de sus piernas.

Los nuevos hechos se produjeron en La Colorada, uno de los cotos de caza más importantes de la provincia. Según pudo saber Diario Textual, Ojeda, de 56 años de edad, fue despedido verbalmente por Bertone. Así por lo menos consta en una exposición que el trabajador rural hizo hace unos veinte días en la Policía de Quehué.

Estos hechos ocurrieron hace unos 20 días. Bertone, siempre según la exposición, lo despidió en forma verbal y se retiró. “Llevate tus cosas”, le dijo. Pero el peón se negó: temía que lo acusara de abandonar el trabajo, como ya ha hecho Bertone, según los denunciantes, en ocasiones con otros trabajadores. “Yo espero hasta que me entregue el telegrama de despido”, se plantó Ojeda.

Bertone le puso candado a una cadena que se coloca en el guardaganado. No le dejó llave al peón, siempre según la acusación.

“Le bloqueó la salida de la estancia donde él vivía, queriéndolo obligar a romper los candados de la tranquera para así justificar su despido”, dijo a Diario Textual un amigo de Ojeda.

Ojeda, en un determinado momento, pretendió retirarse: quería buscar un carro para sacar sus pertenencias. Pero no pudo salir: adujo no tener las llaves del candado. Por eso llamó a sus familiares, que alertaron a la Policía. Los uniformados concurrieron al predio. Se encontraron con que efectivamente había una cadena con candado en el ingreso. Por eso un oficial se comunicó telefónicamente con Bertone para pedirle que abra el lugar. El empresario fue en su camioneta y abrió el campo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



PUBLICIDAD