PUBLICIDAD

Es de Luiggi, tiene sus tres hijos a cargo y pide que el IPAV le restituya su vivienda


Julio Alberto Farías es un trabajador rural de Ingeniero Luiggi que  tuvo que dejar las tareas de campo para criar a sus tres hijos en soledad. Gana 1.500 pesos semanales por cuidar un predio de la zona y está reclamando al IPAV que le restituya su vivienda.

La vivienda del IPAV se la quedó su exmujer tras la separación, pero luego ésta abandonó a los tres chicos, que quedaron a su cargo y ahora él pide, casi sin respuestas, que el Instituto de la Vivienda la restituya el hogar a sus hijos.

Julio Farías cobijó a sus hijos el año pasado en una vivienda humilde que alquila. Sobrevive apenas,  gracias a la ayuda de vecinos y amigos. Hasta antes de esta situación trabajaba en tareas de siembra y cosecha, actividad que tuvo que abandonar porque no podía dejar a sus hijos solos tanto tiempo.

Su nuevo trabajo es en una quinta cercana, y cobra solo 1500 pesos por semana. Julio es un vecino muy apreciado en la localidad y recibe ayuda de la gente, pero igual no le alcanza para alimentar, vestir y enviar a los chicos a la escuela.

Por esa razón el hombre reclama al IPAV que le reintegre la vivienda, ya que está a su nombre y es él quien tiene sus hijos a cargo, de 11; 7 y 5 años. La vivienda es la número 41, y está ubicada entre Colón y Matienzo.

Este reclamo fue presentado en el municipio local y en el IPAV, pero no ha recibido respuestas y su desesperación crece día a día.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



PUBLICIDAD