PUBLICIDAD

Histórica sentencia del Juicio de la Subzona 14 II: Baraldini y Greppi fueron condenados a 25 años


Este viernes, luego de dos años de debate y por donde desfilaron unos 200 testigos, llegó a su fin el juicio oral y público de la Subzona 14 II. Los jueces del Tribunal Oral Federal de Santa Rosa (TOF) condenaron a 13 acusados a penas de entre 6 a 25 años de prisión y consideraron, por mayoría, que los delitos fueron de «lesa humanidad» y que no pueden ser configurados como de «genocidio».

Luis Baraldini, exmilitar, recibió una condena a 25 años de prisión (Belkis Martín).

Las penas más duras recayeron en el exjefe de la Policía, Luis Baraldini, y el exsecretario general de la Gobernación, Néstor Greppi, a 25 años de prisión.

La sentencia se leyó minutos después de las 11 horas (Belkis Martín)

El médico Máximo Pérez Oneto, en tanto, se convirtió en el primer civil condenado por delitos de lesa humanidad a 16 años de prisión. Uno de los imputados, Luis Lucero, fue absuelto.

En este proceso hubo 14 imputados -exmilitares y expolicías-, que fueron acusados de haber secuestrado y torturado a 234 personas entre 1975 y 1982. Los casos ocurrieron hace unos 40 años.

La sentencia fue firmada por los jueces Pablo Díaz Lacava, Marcos Aguerrido y José Tripputi. El 15 de octubre se conocerán los fundamentos.

Los jueces, en la sentencia, ordenaron la inmediata detención de todos los condenados y que se notifique ante la posibilidad de la unificación de las penas.

También se pondrá en comunicación a todas las víctimas que integraron el proceso y a las instituciones provinciales y nacionales correspondientes y al Colegio Médico por las peticiones que hicieron la fiscalía y las querellas como medidas de garantía de no repetición de los hechos.

Hubo una manifestación en las puertas del Colegio de Abogados de La Pampa, en Argentino Valle y Boyacá, encabezada por Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Luego de la lectura, marcharon hacia la Seccional Primera de Policía, el principal centro de torturas, para reclamarle al Gobierno pampeano que sea erigido como espacio de la memoria.

Este juicio comenzó el 29 de agosto de 2017 y casi dos años después llega a su fin. Los imputados originalmente eran 18, pero, por problemas de salud, zafaron cuatro.

Estas son las sentencias:

Luis Baraldini: 25 años de prisión por 214 víctimas.

Néstor Omar Greppi: 25 años de prisión, por 91 casos.

Carlos Reinhart: 14 años, por 35 casos.

Antonio Oscar Yorio: 10 años, por 31 casos.

Néstor Bonifacio Cenizo: 12 años, por 33 casos.

Athos Reta: 12 años, por 34 casos.

Hugo Roberto Marenchino: 10 años de prisión, por 7 casos.

Oscar Alberto «Miseria» López: 12 años, por 23 hechos.

Orlando Osmar Pérez: 10 años, por 30 hechos y fue absuelto por un caso.

Miguel Ángel Ochoa: 6 años, por cuatro casos.

Jorge Osvaldo Quinteros: 8 años, por cuatro casos.

Juan Domingo Gatica: 12 años, por 26 casos.

Luis Horacio Lucero: absuelto por mayoría de los jueces.

Máximo Alfredo Pérez Oneto: 16 años de prisión, por 9 casos y lo absolvieron por 13.

Los juicios

Este es el segundo juicio por delitos de lesa humanidad en La Pampa. En 2010 se desarrolló el primero por 28 víctimas de secuestros y torturas. En esa oportunidad, fueron condenados a prisión un total de 9 represores que, según el TOF, integraron un grupo de tareas dedicado al secuestro y la tortura de personas durante la última dictadura militar.

Se espera que en 2020 se desarrolle un tercer juicio de la Subzona 1.4. Esas audiencias incluirán a víctimas que quedaron fuera de los dos juicios previos y también se juzgarán los delitos sexuales perpetrados durante las detenciones clandestinas.

¿Genocidio?

El Tribunal Oral Federal de La Pampa siguió, en la sentencia que se leyó este viernes por el Juicio de la Subzona 14 II, su línea que había sentado en el primer proceso de 2010: los delitos cometidos en la provincia no fueron de «genocidio». Lo que hubo, sostuvo el tribunal por  mayoría, fueron delitos de lesa humanidad.

El presidente del TOF, Pablo Díaz Lacava, votó en disidencia. Los otros dos miembros del tribunal, José Mario Tripputi y Marcos Aguerrido no aceptaron esa calificación.

Franco Catalani, uno de los abogados de la querella, adelantó que impugnará ese punto. «Vamos a reclamarlo en casación», adelantó.

¿Por qué para las querellas estos delitos debían ser calificados como delitos de «genocidio»?  Es que, dijo, la dictadura buscó «destruir» en forma intencional, total o parcialmente, a un grupo humano. Según dijo Catalani, se pretendió «el debilitamiento sistemático» de las víctimas y que existieron «acciones permanentes del aparato de poder estatal destinados a eliminar a un grupo y todo tipo de evidencias» de los delitos. «Los subversivos eran dirigentes políticos, gremiales y religiosos que militaban por un país distinto, y eran los que estaban incluidos en el grupo a eliminar, de acuerdo a la referencia negativa del proceso», argumentó.

«Falta (la figura de) genocidio. Falta eso», dijo Nora Cortiñas, histórica dirigente de Madres de Plaza de Mayo. «La lucha sigue».

Primer civil

El médico Máximo Pérez Oneto se convirtió este viernes en el primer civil condenado por delitos de lesa humanidad en La Pampa.  El TOF le dio una pena de 16 años de prisión.

El médico había llegado al juicio por 22 casos, aunque los jueces lo absolvieron en trece de ellos. Así, en vez de los 25 años de prisión que había solicitado los fiscales y los querellantes, lo condenaron a 16 años de cárcel.

Pérez Oneto, según se ventiló en el juicio, no registraba los efectos de la tortura sobre los detenidos que revisaba. Según la acusación, tenía trato frecuente con las víctimas y coadyuvó a agravar las condiciones infrahumanas del cautiverio.

Barabaschi

Raquel Barabaschi, una de las mujeres secuestradas y brutalmente secuestrada, saludó las sentencias contra 13 represores en el Juicio de la Subzona 14 II.

Fue un fallo ejemplar y estoy feliz por el acompañamiento del movimiento popular, por el periodismo y por ‘Norita’ (Nora) Cortiñas. Celebro que (Luis) Barladini tenga esta condena. Y que tenga cárcel común y efectiva. Fue un tipo que no solo organizó esta cacería, sino que ya en Democracia atentó contra el Gobierno de Alfonsín y que se profugó a Bolivia”, dijo.

“Ahora habrá que seguir luchando para que se empiece a reconocer estos delitos como genocidio”, dijo, en referencia a que el Tribunal Oral Federal no consideró que se haya configurado la figura de “genocidio” en La Pampa.

También dijo que esperan el tercer juicio, en el que se abordarán, entre otros puntos, los abusos sexuales cometidos por los represores. «Vamos a seguir batallando, sobre todo por los delitos sexuales», sostuvo. «Fuimos atacadas y eso no tiene perdón».

Fuente: DiarioTextual


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



PUBLICIDAD