PUBLICIDAD

¿Por qué baja el dólar pero no el combustible?


Los combustibles ya llevan una suba superior al 65% promedio durante 2018 y desde las compañías petroleras venían advirtiendo que “aún se registraba un retraso de los precios internos con respecto a los valores internacionales”.

En el mes a mes de los precios, hasta noviembre, el dólar le ganó a la nafta en siete ocasiones, tomando como referencia la versión súper de YPF, y el promedio del dólar del Banco Central en el primer día hábil de cada mes.

La contracara de los aumentos es la caída del consumo.

Los datos del consumo de combustibles habían registrado en septiembre los peores indicadores en varios años. De acuerdo a la cámara que agrupa a las estaciones de servicio la caída en la venta de naftas y gasoil fue 6,65%, al comparar los valores de este año con los del mismo periodo de 2017. De agosto a septiembre la venta cayó 10,20%.

Una petrolera ya incrementó los precios en el surtidor y otras lo harán en las próximas horas. Los incrementos llegan hasta el 7% promedio. Pero los dos principales componentes del precio se redujeron 6,43% y 10%.

Desde que comenzó el año, el precio de las naftas en la Argentina se rige por una combinación del valor del dólar y del barril de petróleo, entre otros costos.

Al tomar esa decisión, el por entonces ministro de Energía, Juan José Aranguren, aseguraba que con esa desregulación, los que pagaran los automovilistas por cargar combustible sería menor en caso de que esas variables se redujeran en el mercado local e internacional. Sin embargo, desde entonces ocurrió todo lo contrario.

En septiembre, cuando el dólar cotizaba cerca de los $ 40 y el petróleo en torno a los u$s 70 por barril, las naftas subieron su precio en surtidor más de 10% en promedio. En lo que iba del año hasta ese momento el incremento acumulado era de 62% para las súper y 66% para las premium.

Este fin de semana se espera que aumenten entre un 7 y un 8,5%. Eso pese a que el dólar perdió un 6,43% hasta ayer y cotizó a $ 36,68, y el petróleo un 10% y para que el barril valga u$s 63,69. En el año, el dólar ganó 95% tras arrancar a $ 18,76. En tanto que el petróleo, que tuvo altas y bajas, hoy opera sólo tres centavos de dólar por encima de enero.

En Santa Rosa, la primera que subió los combustibles fue Shell. Quienes carguen combustible en las estaciones Shell de Santa Rosa, desde ahora pagarán: la nafta Súper $35,48, V Power, $40,66, Fórmula Diésel, $36,53 y V Power Diésel, $ 44,33.

La petrolera que ya subió sus precios es Axion, que remarcó un 5% la nafta súper, 7% el diésel, 3,6% para la nafta premium y 4,1% el diésel premium. En las próximas horas lo harán otras como YPF, que tiene el 55% del share de mercado, y Shell, indicó El Diario.

Tal como informó Ámbito Financiero, las ventas de combustibles (naftas más gasoil) cayeron 11,5% en septiembre en relación con agosto y un 9,3% con respecto al mismo mes del año pasado, con un fuerte derrumbe en el caso de la nafta premium que llegó al 17,5% sobre agosto y al 27,6% en términos interanuales.

Esta caída de las ventas se explica por la recesión y por la disminución del poder de compra de los consumidores.

“Hasta ahora le gente venía restringiendo calidad de producto, migrando de la premium a la súper, por eso la demanda general se mantenía relativamente estable”, explicó Carlos Gold, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos de Argentina (Cecha).

Gold consideró: “no parece oportuno que se aumente ahora cuando hay una baja en el consumo importante”. La nueva suba no estaría motivada por el dólar y el petróleo, sino por un aumento en los precios de los biocombustibles que se utilizan para el corte.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



PUBLICIDAD